MUSEO

ÚNICO EN CATEMACO

Se aloja el interior del Centro Espiritual "EL AHIJADO", rodeado de exuberante naturaleza mística sobre el recinto más importante en la región a Luzbel. Su construcción comenzó en 2014 siendo inaugurado el 03 de marzo de 2017 por el Brujo Mayor de Catemaco Enrique Marthen Berdón convirtiéndose en un edificio cultural inédito para la región por ser el primero de su tipo a nivel nacional en su construcción.

El Museo Arqueológico y Esotérico se ha convertido en un importante inmueble cultural en Catemaco que tiene como propósito exponer la cultura prehispánica de Veracruz, remarcando todo tipo de costumbres ancestrales en especial la cultura Olmeca y esotérico, que es la combinación perfecta para la representación de la unión de dos mundos.

Salas

El museo está integrado por dos salas, de las cuales en una es donde exhiben aproximadamente doscientas piezas originales registradas ante el INAH y ochenta y seis ejemplares que son réplicas.

  • En la primer sala describe las distintas zonas en las que se desarrolló la cultura veracruzana representado por un gran mural de la civilización olmeca.
  • En la segunda sala se encuentra la parte esotérica donde se puede apreciar una estatua de Baphomet, hecha de concreto en acabados color bronce, además de figuras de la Santa Muerte y demonios.

Abajo del nivel de piso firme y justo bajo del museo, se se encuentra la cueva que se ha destinado para el altar a Luzbel, una bóveda recubierta en piedra con veladoras y al frente de la imagen del "rey de las tinieblas" una piedra para sacrificios en fechas importantes como el 1erViernesDeMarzo que aunque no es parte de este recinto cultural decenas de personas pasan con respeto a alabarlo visualmente.

Tu visita

Para garantizar tu seguridad, el Museo se reserva el derecho de admisión a cualquier persona violenta o que se encuentre bajo el efecto de sustancias tóxicas. Las personas ajenas al Museo (proveedores, guías turísticos, operarios, prensa, etc.) tendrán que comunicarse con el Brujo Enrique Marthen Berdón.